Experimenta la diferencia

Aquí estamos... significa haber dado muchos pasos y tomar muchas decisiones.

Sacar a la luz un proyecto lleva su tiempo y en estos tiempos, tan complicados, llevarlo a buen puerto es más difícil, es un reto. Es convencer y embarcar a personas haciéndoles ver que en este entorno de "reajuste económico", llamado crisis por muchos, existen grandes oportunidades.

Para encontrar esas oportunidades debemos de tener claro que el futuro existe y que queremos llegar a ese momento. Entonces pondremos los medios para facilitar el camino.

Realismo e ilusión.

Hemos tenido que llegar a una situación como la actual para darnos cuenta que REALIASMO no quiere decir pesimismo, ni tampoco optimismo. Sino simplemente que lo que está sucediendo en este momento, y por desgracia en este momento... atención, que cambiamos de tercio, ¿no habíamos quedado en que se había generado un momento de oportunidades? En definitiva afrontar las cosas, los problemas tal y como son.

Y de la ILUSION, ¿qué podemos decir? A mi hijo, de 11 años, le intentaba trasmitir que a su edad, cuando tiene que realizar los deberes y estudiar, no le queda otra elección. Es mejor afrontar esa situación con la mejor de las ilusiones. Y os puedo asegurar que las cosas, tarde o temprano, se ven de otra manera.

Recordar que tenemos que poner los medios, la ACTITUD.

Llegando a este punto creo que nos hemos dado cuenta que no podemos esperar un resultado diferente haciendo lo mismo. O como decía Albert Einstein:

"Un síntoma de la locura es hacer las cosas del mismo modo, y esperar a que tengan un resultado diferente".

Las palabras cambio, diferente, distinto, nuevo, reinventarse, etc. están por todos los lados. Tengo otra frase, también de alguien muy inteligente, Charles Darwing:

"No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio"

Siempre pensamos que sobreviven los más fuertes, los grandes y que los débiles mueren en el intento, pero estamos muy equivocados. Cuando nuestro entorno cambia, nosotros también tenemos que cambiar con el. Adaptarnos a las nuevas situaciones.

Tenemos claro que el futuro existe, que este futuro será distinto al momento actual. Quiero decir, que cambiara la forma de gestionar, de comercializar, de producir, etc. Entonces podemos hacer dos cosas, quedarnos como estamos o tomar la decisión de dar un cambio, un giro a nuestra forma de llevar a cabo la actividad.

Conocemos el futuro, garantía de éxito según los expertos, pero ¿estamos preparados? ¿Hemos hecho los deberes? En definitiva, ¿somos competitivos?

¿Por qué buscamos calidad en nuestros productos y nosotros no la exigimos en la materia prima que compramos? Estamos luchando por conseguir la máxima calidad en la producción, y algunos incluso van más allá y están con la palabra internacionalización en la boca.

LEtuberos

En estos tiempos buscamos el mejor precio posible, por bajo, sin mirar la calidad o el servicio. Esto no quiere decir que tengamos la opción más económica encima de la mesa. Detrás de una marca hay una estructura que invierte en innovación y así mejora los procesos productivos. Esto supone poder disponer de mejores herramientas para llevar a cabo nuestro trabajo. Pero de esto ya hablaremos en un siguiente artículo.

Vuelvo con lo mismo, ¿estamos preparados? ¿Tenemos claro que quiere decir competitivo?

O, como muchos, que pensábamos que con mano de obra barata, sin cualificación y herramientas de usar y tirar nos íbamos a comer el mundo produciendo a un coste muy bajo y una calidad impresionante.

Hace ahora exactamente un año, me di cuenta que esto no era verdad. Que países con un coste laboral muy superior al nuestro siguen siendo grandes centros de producción para la industria pesada. Con la mano de obra necesaria y bien formada, y con unas herramientas que facilitan el trabajo. Todo esto genera e incrementa la productividad. Pero de esto, como ya he comentado antes, ya hablaremos en otro momento.

Nuestra labor es estar al lado y ayudar, ser honestos con nuestros clientes y decir las cosas como las vemos, si son malas, son para mejorar.

Ya lo siento, pero es que al final se me ha ido calentado la boca. De hablar de nuestro proyecto y futuro, al ver que nos tenemos que poner las pilas para salvar la industria española.

Con el deseo de seguir con vosotros una temporada larga, un saludo

Peter Senz Roncalés _ARASOL